LA YEGUADA MILITAR DE IBIO

Cuna y cría de Campeones

En España, y dependiente de la Jefatura de Cría Caballar y Remonta de la Secretaría General Técnica del Ministerio de Defensa, existen cuatro yeguadas militares. Estas son, por orden de antigüedad:

YM de Jerez de la Frontera, para la cría del Pura Raza Español (PRE) y Pura Raza Árabe (Pra)

YM de Lore-Toki (San Sebastián), para el Pura Sangre Inglés (PSI)

YM de Ibio (Santander), dedicada al Caballo de Deporte Español (CDE)

YM de Écija (Sevilla) para las razas caballares Anglo Árabe (Aa) e

Hispano Árabe (Ha) y las asnales Andaluz, Zamorano-Leonés y Catalán.

En nuestros anteriores artículos tratamos sucesivamente sobre las dos primeras y en estas líneas lo hacemos sobre la de Ibio, verdadera cuna para la cría de campeones de caballo deportivo. Para cualquier aficionado a los caballos, y en particular a la disciplina de salto de obstáculos, esta yeguada es una auténtica referencia nacional desde su creación, hace más de cuarenta años.

Breve reseña histórica

La Yeguada Militar de Ibio fue creada en 1960 para responder a la necesidad de obtener caballos aptos para la competición en las distintas disciplinas hípicas tales como el salto de obstáculos, el concurso completo de equitación, la doma clásica o el raid.

Inicialmente fue instalada en una finca arrendada en Marquina (Vizcaya) hasta que, en 1972 y siendo Jefe de Cría Caballar el General Andujar Espino, se trasladó a su actual ubicación en el término de Herrera de Ibio, municipio de Mazcuerras (Cantabria). Para ello fue comprada a D. Fernando Bustamante Quijano una finca de 30 hectáreas en dicha localidad, dada la bonanza de su clima así como la excelente calidad de sus arenales y pastos.

En un principio la actual Yeguada fue una sección de cruzados dependiente de la Yeguada Militar de Jerez de la Frontera donde se encontraba el Mando y la Plana Mayor de Mando, hasta que en 1991 tanto esta sección como la Pura Sangre Inglés y la de Razas de Tiro Pesado pasaron a ser yeguadas independientes.

La Yeguada a lo largo de su historial y en base a buscar el caballo más idóneo para competiciones hípicas y que mejor se adapte a la crianza en España, ha experimentado con diversas razas y cruces. En sus comienzos lo hizo con una serie de yeguas compradas en Irlanda. Poco tiempo después, y dada la difícil adaptación de este tipo de ganado y hasta nuestro días, se decidió realizar cruces con Anglo Árabe (Áa), Pura Sangre Inglés (PSI) y ganado cruzado, especialmente de procedencia Silla Francés (SF).

Muchísimos son los sementales que a lo largo de su historia han dejado magníficos productos, pero sin duda hay que destacar a dos desde finales de los sesenta hasta principio de los ochenta,"Aligote" de raza Anglo Árabe (Aa) hijo de la yegua "Aiglonne" medalla de Oro individual en concurso completo de equitación en los JJOO de Londres 1948. Este reproductor fue un gran raceador pues dio a todos sus hijos un sello especial, dotándolos de gran clase, belleza y grandes condiciones para el salto. Por otra parte, y ya finalizando el año 1986, a destacar la acertada apuesta del Jefe de la Yeguada, Cte Martín de la Fuente, por el Silla Francés (SF) "Mandrín de Balme" pues hasta su alta en la Unidad había ganado en Francia pruebas para potros y caballos jóvenes. Después dejó infinidad de extraordinarios productos, tanto machos como hembras, que prácticamente coparon durante años lo más alto del podio del campeonato de España de Yeguadas, tanto a título individual como por equipos. Hoy varios de sus hijos ejercen de reproductores en Ibio.

"Mandrín de Balme"

 

En cuanto a las yeguas, más de ciento cincuenta han ejercido como madres, muchas de ellas magníficas, por lo que sería imposible en estas líneas nombrar a las más destacadas. En la inmensa mayoría de los casos se ha conseguido darles el cruce más idóneo después de un constante y riguroso estudio en cuanto a clase, carácter y temperamento, alzada y hueso, aplomos etc. Labor encomiable de los Zunzunegui, González Quereda, Uriarte… Prueba de ello son los constantes éxitos obtenidos por la Yeguada Militar en los Campeonatos de España de Yeguadas, verdadero banco de pruebas para la disciplina de saltos, y que desde 1973, con algunos años de interrupción, hasta nuestros días ha dejado el siguiente palmarés:

Ocho veces medalla de Oro

Seis veces medalla de Plata

Cuatro veces medalla de Bronce

 

Misiones

- Crianza de ganado equino selecto apto para todo tipo de competiciones hípicas

- Nutrir de reproductores de garantía a los Depósitos de Sementales

- Selección de yeguas madres

- Fomentar y mejorar la cría de caballos, orientando a los ganaderos a mejorar su Yeguada y poniendo a su disposición sus sementales

- Como centro de experiencias para cruzamientos de distintas razas (Inseminación artificial, trasplante de embriones de las que la Yeguada es pionera en España)

Además, anualmente la Yeguada organiza públicas subastas, bien de yeguas de vientre sobrantes de plantilla o de potros, con el fin de proporcionar a los criadores y jinetes civiles la posibilidad de adquirir productos para remontar sus yeguadas o para practicar la equitación.

 

Instalaciones

La yeguada ocupa una finca de pradería que se extiende alrededor de la antigua casa de la Guerra, una valiosa torre de estilo gótico construida en 1825 por D. Gonzalo de la Guerra de cuyo apellido toma la denominación y al que pertenece el escudo heráldico que preside el portal. Cerca de ella se alza otra, la de la antigua iglesia del Señorío. El resto de edificaciones son de estilo montañés. Estas albergan instalaciones modernas y funcionales como el botiquín de ganado (con los más avanzados medios no sólo para genética y reproducción equina si no para clínica), herradero y fragua, molino de pienso, boxes y parideras, guadarnés, círculos para trabajo a la cuerda, callejón para salto en libertad, picadero cubierto, pista al exterior o paddock de presentación de ganado. Además de la finca de pradería existen tres arenales. Tanto en estos como en los prados, descansan y pastan las respectivas potradas, así como las yeguas preñadas, las paridas con sus respectivos productos, o las vacías. Cuando el potro cumple los tres años de edad, es estabulado.

Entrada principal a Ibio

 

 

El Centro de Entrenamiento

Aunque el potro entra a trabajar en el Centro de Entrenamiento a los tres años, a partir del destete (cinco meses) se procede a su limpieza diaria prestando primordial atención a la limpieza y cuidado de los cascos. Para ello, no sólo se revisan los mismos si no que se les aplica la preceptiva grasa específica para cascos. Del mismo modo se va teniendo especial atención, si fuera necesario, en la corrección de aplomos pues a esta edad los posibles defectos se corrigen mas fácil y rápidamente. Ni que decir tiene que estas tareas desarrolladas desde un principio, facilitan muchísimo la posterior doma de pesebre.





Fernando Villalón montando a "Indira"

("M. de Balme" y "Lupita" por "Aligoté")

Una vez cumplidos los tres años, el potro es estabulado. Se trabaja progresivamente a la cuerda a las dos manos, nunca con serreta dura que le pueda dañar, se le va poniendo paulatinamente y por partes el equipo, y una vez que está montado trabaja a diario realizando una serie de ejercicios y actividades cuya finalidad es mejorar las condiciones de coordinación, flexibilidad, equilibrio y desarrollo muscular. Se intenta que el potro no se aburra para lo cual se varía al máximo el tipo de ejercicios. Así mismo se tiene especial cuidado de, especialmente al principio que no tiene hecho el dorso, no pasarse en cuanto a duración y sobre todo intensidad. Cada uno de los potros tiene una ficha individualizada en la que se anotan sus características, evolución, aprendizaje y los resultados de los test a los que periódicamente son sometidos. Estos no solamente se realizan montados, si no saltando en libertad, donde se pueden analizar cualidades y defectos y su corrección.

El objeto final de estos planes de trabajo llevados a cabo en el Centro de Entrenamiento, es realizar una rigurosa selección de cada potrada, cuyo test final y definitivo será sus resultados en las pistas de competición.

 

 

 

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

Teniente Coronel de Caballería